El Templo de Debod fue inaugurado el 20 de julio de 1972 tras dos años de reconstrucción. Fue un proceso complicado ya que, además de no tener buenos planos, en el desmantelamiento y transporte se perdieron algunas piedras.

El templo de Debod se encontraba situado en la pequeña localidad que llevaba este nombre (Debod), en las orillas del río Nilo, próximo a la primera catarata, en la Baja Nubia, «país del oro», al sur de Egipto, muy cerca del lugar donde el Nilo corta al Trópico de Cáncer. Un poco más al norte, en la isla de Filé, se encontraba el gran santuario de la diosa Isis. El templo de Debod formaba indirectamente parte de ese santuario, aunque su culto estaba dedicado al dios Amón de Debod.

Temple of Debod
Templo Debod, Madrid | Photo by @OtaruPhotos

Traslado del templo a España

En el año 1960 se instituyó en España un grupo de salvamento para los monumentos de Nubia. Se llamó Comité Español y su director fue el profesor y arqueólogo español Martín Almagro Basch, que colaboró en la excavación de los yacimientos de Nubia en Egipto y Sudán. Sin embargo, las obras de excavación en el yacimiento ocupado por el del templo de Debod no las llevó a cabo el Comité Español, sino el Servicio de Antigüedades de Egipto y un equipo de la Misión Arqueológica polaca. La Unesco encargó el trabajo de copiar todas las inscripciones del templo a los egiptólogos François Daumas y Philippe Derchain.

Una vez desmontado el templo en 1961, fue llevado a la isla Elefantina, junto a Asuán, la antigua Siena. Allí permanecieron la mayoría de los bloques de piedra hasta el mes de abril de 1970, en que de nuevo viajaron; esta vez, rumbo a Alejandría. El día 6 de junio de dicho año, las cajas embaladas que contenían los bloques del templo de Debod fueron embarcadas en el buque Benisa y llegaron al puerto de Valencia (España) el día 18 de ese mismo mes. Desde Valencia fueron transportadas en camiones hasta Madrid, donde se almacenaron en el solar del antiguo Cuartel de la Montaña, destruido durante la Guerra Civil Española.

La tarea de los arqueólogos españoles bajo la dirección de Martín Almagro fue difícil, pues el Servicio de Antigüedades de Egipto sólo entregó un plano y un croquis del alzado del monumento, junto con algunas fotografías sin referencia de ninguna clase. Más de cien bloques habían perdido la numeración y muchos fragmentos llevaban una marca que no correspondía al plano. Finalmente, y tras varios titubeos, la reconstrucción del templo fue una anastilosis, con lo cual se re-erigió la fachada hipóstila (o sea, sostenida por columnas), perdida desde el siglo XIX, y se cerró el mammisi por su lado este.

Visitar el Templo de Debod

El templo está rodeado de jardines y hay mucha gente que aprovecha el lugar para ir de picnic, practicar yoga o relajarse en sus jardines. Nuestra hora preferida para visitar el Templo de Debod es al atardecer, cuando la puesta de sol tiñe el templo de colores dorados antes de que el anochecer envuelva su ténue y agradable iluminación.

Es posible acceder al interior del templo, en algunos horarios. A pesar de que no está tan bien conservado como los templos de Egipto, la entrada es gratuita y merece la pena, sobre todo si no habéis visitado Egipto. En el interior podréis encontrar información sobre la mitología y la sociedad egipcia además de interesantes explicaciones sobre los jeroglíficos.

Templo de Debod
Templo de Debod, Madrid | Photo by @OtaruPhotos

Información Útil / Turística

Dirección Calle Ferraz, 1, 28008 Madrid. MAPA
Cómo llegar Metro
Plaza de España (L2, L3, L10), Ventura Rodríguez (L3)
Autobús
1, 2, 74, 25, 39, 46, 75, 138, C1, 3, 44, 133, 148, C2
Tren / Cercanías
Madrid-Príncipe Pío
Horario Mar – Dom y festivos 10:00hs – 20:00hs
Precio Gratis