La célebre cuesta de Moyano donde tradicionalmente se ubican los libreros tiene pensado reformularse con la puesta en marcha de una “cafetería cultural” que el Ayuntamiento tiene estudiado tener lista a finales de este año. Así como otros barrios tienen un aspecto específico que los hace únicos, la cuesta de Moyano tiene sabor a libros, libros usados, antiguos, reliquias de hace años y algunos de ahora, pero todos ellos descubrimientos deliciosos para cualquier lector empedernido.

Su estructura es modular y se adaptará a las condiciones meteorológicas; el lugar en cuestión tendrá además de la cafetería, un espacio escénico triangular donde se tendrá la posibilidad de la celebración de eventos como presentaciones de libros y una grada semicircular para el público que será extensible los meses de verano.

Son ya muchos años los que este rincón de Madrid pegado al Museo del Prado y a la estación de Atocha lleva dedicados a la cultura, 93 años para ser más exactos son los dedicados a la venta de libros que este lugar lleva tras sus espaldas. Pero el negocio de las letras logra sobrevivir a tropezones al entorno digital, por ello los libreros de la cuesta de Moyano ven con buenos ojos revitalizar esta zona con iniciativas de este tipo.

No son las primeras propuestas que se han desarrollado. Este recoveco de las letras puede convertirse en la parada preferida de lectores que tras comprarse un buen libro, podrá  tomarse un café mientras se lo lee. No es mal plan, eso si, habrá que esperar hasta finales del 2018.